Ética y política

Embedded Scribd iPaper - Requires Javascript and Flash Player
   
     
   
MESA REDONDA: ETICA Y POLITICA       (UNAM, DF. Y CCU. MORELIA) 1            
Fernanda Navarro 2
Quiero agradecer la invitación a participar en esta Mesa Redonda por la significación  que  para  mi  tiene.    Se me  sugirió  abordar  el  tema  de  la  Etica  desde  una  perspectiva  filosófica,  disciplina  que  me  interesó  desde  que  pasé  por  las  aulas  de  esta  Facultad  hace más de 30 años.    La  idea  era  intentar  definir  el  ámbito  de  la  Etica  distinguiéndolo  del  de  la  Moral ya que con frecuencia se confunden y se entrecruzan ambos campos. Podemos  decir que la Etica se refiere a principios universales y se da a nivel de reflexión de los  valores  que  fundamentan  y  orientan  la  conducta  humana.  En  cierto  sentido  atañe,  primero,  a  cada  individuo  en  particular,  en  el  sentido  de  que  para  que  se  ejerzan  socialmente, los valores tienen que estar arraigados en primera persona.  En  cambio  la  Moral  es  la  aplicación  concreta  y  práctica  de  esos  principios  y   valores  en  una  sociedad  determinada,  en  otras  palabras,  su  concreción,  lo  cual  circunscribe  la  universalidad  a  una  realidad  histórica  contingente,  a  una  realidad  espacio‐temporal específica, dejando atrás el abstracto mundo de verdades eternas y  absolutas.  La  Moral  se  expresa  en  actitudes  y  conductas  concretas  en  la  interacción 
En el Auditorio Che Guevara, Fernanda Navarro presento su ponencia al lado del Subcomandante Marcos quien habló de “Dos éticas y una política, o de cómo no hay que buscar donde se está mejor, sino donde está el deber. La ética del Guerrero”. 2 En el 68 participó en el comité de Lucha de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, al lado de José Revueltas. Durante más de 33 años se ha dedicado a la docencia en la Univ. Michoacana. Dice haber aprendido más de las experiencias de vida y del azar que de los libros o la Academia. A ello le debe 1) haber participado en Tribunal internacional dela Conciencia de la Humanidad, para juzgar los crímenes contra Vietnam, organizado por el filósofo Bertrand Russell, a fines de los 60´s. 2) haber conocido la vía pacífica chilena al Socialismo de Salvador Allende, hasta el pinochetazo y, por azar, haber acompañado a la Compañera Tencha (viuda de Allende) en su posterior peregrinar por el mundo, como su traductora. 3) haber conocido al filósofo francés Althusser, de quien y con quien escribió un libroentrevista, publicado por Siglo XXI en 1988 y luego traducido a varias lenguas, incluido el japonés. Se considera más activista que académica y confiesa haber padecido una “crisis” epistémica y existencial” que la obligó a desaprender lo aprendido a lo largo de su carrera universitaria, diseñada, calcada, al pie de la letra, del pensamiento occidental moderno. El inicio de icha crisis tiene una fecha: Enero de 1994.
1
humana,  a  manera  de  praxis.  Por  lo  tanto,  se  puede  hablar  de  diferentes  morales,  según la época y la geografía.  Hasta  aquí  coincide  la  mayoría  de  los  autores  conocedores  del  tema,  sin  embargo esta distinción presenta un grado de complejidad considerable ya que no hay  unanimidad  de  criterios,  pues  hay  también  quienes  sostienen  que  la  Moral  puede  tener  un  carácter  doctrinario,  capaz  de  emitir  Decálogos  inalterables,  abstractos  y  ahistóricos.   Dicho  esto,  prosigo  a  tratar  el  tema  que  aquí  nos  convoca:  la  relación  entre  Etica y Política. Es justamente en la interacción humana ‐que marca la dimensión social  y  cultural  del  ser  humano‐  donde  se  da  el  encuentro  de  la  Ética  y  la  Moral  con  la  Política.  Recordemos  a  Aristóteles  quien  definió  al  hombre  como  un  animal  político,  señalando  así  el  carácter  irrenunciable  de  la  política,  dado  que  nos  constituye  esencialmente. Lo cierto es que la política permea todas nuestras relaciones sociales,  las orienta, las deforma o las condiciona, desde nuestra acta de nacimiento hasta la de  defunción. (Aclaro que me estoy refiriendo al sentido originario del término “política”  que dista mucho del que tiene actualmente). Otro punto en que destaca Aristóteles es  al anteponer la Etica a la Política, considerándola como parte de la Ética, subyacente a  ella.  Es un hecho que hay una tensión en las relaciones entre Etica, Moral y Política, ya  que ésta última es una actividad vinculada al poder… y una de sus prácticas es recurrir  a la fuerza. Por ello, la relación entre ética y política es una de esas cuestiones que han  salpicado  toda  la  historia  del  pensamiento  y  constituye  un  reto  a  todo  modelo  de  convivencia, de organización social basada en el respeto a los derechos humanos. Su  coexistencia nunca ha sido pacífica. Por ello se insiste en que no se debe permitir que  la política actúe sin controles morales. (¡! Nunca dejar la política sólo en manos de los  políticos!).  No  es  la  intención  hacer  una  cronología  de  acontecimientos  históricos  o  de  autores en los que ha sobresalido la relación entre ética y política, desde la antigüedad  hasta la época contemporánea. Sólo destacaré algunos para finalmente centrarme en  la  actualidad.  Habiendo  partido  con  Grecia,  sigamos  con  el    Derecho  Romano,  y  su  sabia sentencia: ”Suma Lex, Suma Injuria”, o sea, la aplicación extrema de la Ley puede  conducir  a  una  injuria  o  injusticia  extrema.  Durante  la  Edad  Media  se  configuró  una  ética  de  la  ley  (divina),  en  base  al  pecado,  la  prohibición  y  el  castigo,  Todo  fue 
presidido entonces por la señal de la santa cruz. Sin embargo no todo fue negativo: la  casuística,  por  ejemplo,  tuvo  rasgos  positivos  como    método  por  el  cual  se  juzgaba  caso por caso, evitando así la generalización que atropella lo singular, lo particular.      Adviene  enseguida  el  Renacimiento,  esa  atmósfera  tan  luminosamente  expresada   por Vico: “el centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna”… atmósfera  en la que nace nada menos que el padre de la teoría política moderna, Maquiavelo…  quien  prioriza  la  acción  política  frente  a  la  ética,  declarando  que  el  fin  justifica  los  medios.  Damos  un  salto  hasta  el  ineludible  Kant,  quien  le  confiere  a  la  ética  un  lugar  primordial  con  su  imperativo  categórico.  Y  en  seguida,  otro  salto  hacia  la  no  menos  ineludible Revolución Francesa de 1789 y su Declaración universal de los Derechos del  Hombre y del Ciudadano (sic). No sería sino  hasta 1948 que habrían de ser declarados  “Derechos Humanos” para hombres y mujeres, por la ONU. Estos podrían considerarse  un puente entre la ética y la política.   En  el  Siglo  XIX,  se  impone  una  mención  imprescindible:  Marx,  el  primero  en  realizar  una  ruptura  con  el  pensamiento  anterior,  con  su  crítica  implacable  al  idealismo. Al denunciar la opresión y explotación de la clase obrera estaba colocando a  la  ética  –sin  remarcarlo‐  en  un  lugar  destacado  y  superior    frente  a  la  política  y  a  la  economía.  Antes de poner fin a esta ya larga lista, permítaseme integrar a dos pensadores  que recién en el Siglo XX,  inician y expresan una auténtica  inquietud por la alteridad,  por el Otro, tan ausente en la tradición filosófica. Me refiero a Husserl, con su señera  frase: para comprender al Otro, es preciso ponernos en la piel del Otro.  El  último  en  la  lista  es  un  autor  contemporáneo  de  una  impresionante  originalidad  que  hace  un  cuestionamiento  radical  de  la  filosofía  occidental  desde  los  presocráticos hasta Heidegger. Me refiero a Emmanuel Levinas,  lituano de nacimiento,  de  ascendencia  judaica  y  de  lengua,  francés…  y  a  su  Filosofía  del  Encuentro  basada  también  en  el  reconocimiento  de  la  alteridad.  Decidí  incluirlo  porque  tiene  –a  mi  parecer‐  gran  afinidad  con  el  pensamiento  zapatista.  (Lo  mismo  podría  decirse  de  Deleuze  y  su  filosofía  rizomática  pero  el  tiempo  no  permite  deteneros  en  él).  Para  Levinas, la Ética no es una simple rama de la Filosofía, sino la Filosofía primera. El plano  ético precede al ontológico, al ser mismo o esencia de las cosas. 
Levinas considera que el descubrimiento del sentido de nuestra existencia sólo  tiene lugar en la responsabilidad constitutiva de nuestra subjetividad en la apertura al  Otro que nos interpela, que nos cuestiona y que nos convoca a la justicia.  ¿Pero, quién  es el Otro? El pobre, el paria, el huérfano, el exiliado, el extranjero, las víctimas de la  exclusión y del desprecio.  Por ello, el Otro no se deja  encerrar en un concepto. No es  producto de una reflexión sino de una experiencia.  Es en la respuesta al Otro que nos llama, como cada uno se humaniza, ya que  implica una  relación social que supone justicia. Para él, “la verdad supone la justicia”.   Hay también un espacio político para la justicia que se abre. Pero si bien su raíz  moral  siempre  permanece  dándole  vida,  el  autor  nos  advierte  y  previene  sobre  su  carácter: la política –dice‐  es el arte supremo de la guerra y,  librada a sí misma, incuba  una tiranía. Requiere, por tanto, de reglas morales para ponerle límites.  El rostro del Otro exige justicia, como un imperativo categórico encarnado, que  revela  lo  infinito  de  su  humanidad,  misma  que  reconocemos  como  dignidad  que  nos  sale al encuentro con un derecho anterior a todo derecho.   Por  otro  lado,  para  Levinas  la  dignidad  tampoco  es  cuestión  ontológica    sino  ética:  es  el  asunto  moral  en  que  los  derechos  del  Otro  son  mi  responsabilidad.  Mi  responsabilidad  por  el  Otro,  ese  tú  o  ese  él,  empieza  antes  de  la  afirmación  de  mi  mismo como un” yo”. Desde el momento que el Otro me mira, soy responsable de él,  exista o no exista reciprocidad.  En suma, sin un tú no hay yo y viceversa.     El rostro del Otro nos relaciona a su vez con un tercero y entonces la relación 
del  Yo  con  el  Otro  se  desliza  hacia  la  forma  de  un  Nosotros.  “Salir  hacia  el  Otro  es  como trascender lo humano hacia la utopía, como si ésta fuera una luminosidad donde  el hombre se muestra, donde el Yo se consagra al Otro en ese “sin lugar”, en ese claro  de  utopía,  fuera  de  toda  raigambre,  de  todo  domicilio.“Errante  y  apátrida,  que  al  dirigirme al Otro me alcanzo a mi mismo, y me enraizo en una tierra descargado del  peso de mi identidad, ¿tierra natal o tierra prometida, el Otro.   Ahora  entraremos  de  lleno  en  el  pensamiento  zapatista,  en  ese    movimiento  heredero de la milenaria cultura maya, en fusión con un aggiornamento/actualización  de tesis marxistas. Movimiento que,  por un lado, ha logrado poner en la mesa de la  discusión nacional el multi‐culturalismo y por otro, presenta singularidades  respecto al  tema  que  nos  ocupa.  Se  trata  de  una  ética  y  una  política  que  –a  la  inversa  de  la 
tradición‐  no  surgen  ni  provienen  de  una  teoría  sino  de  una  práctica.  Que  no  se  desprenden  de  conceptos  abstractos  y  rectores  sino  de  realidades  existenciales  que,  desde la concreción de la praxis pueden ser teorizadas...  y cuyos ejes fundamentales  son la Libertad, la Justicia y la Dignidad, valores que no pretenden ser prescriptivos, a  nivel de un “deber ser” sino que son ejercidos a diario en los Caracoles, sede de las JBG   que  practican  la  más  noble  forma  de  gobierno:  la  democracia  comunitaria,  la  democracia directa.  Sin proclamarlo, los zapatistas han hecho de la ética su arma más poderosa. Al  elevarla por encima de las pesadas lozas de la opresión su proyecto emancipatorio ha  resultado ser un desafío a ese sistema depredador que es el capitalismo… sistema que  ha desplazado de su lugar central al hombre, sustituyéndolo por la mercancía. Asi es  como,  desde  1994,    “otros  vientos  empezaron  ya  a  soplar  respuestas  y  esperanzas”  (Sup)  Las palabras con que nos recibieron en el Iª Encuentro Intergaláctico, en 1996,  no pueden ser más elocuentes:  “Dentro de estas montañas construimos un ejército. Abajo, en las ciudades y en  las  haciendas,  nosotros  no  existíamos.  Nuestras  vidas  valían  menos  que  las  máquinas.  Eramos  como  piedras,  como  plantas  en  los  caminos.  No  teníamos  palabra. No teníamos rostro. No teníamos nombre, no teníamos mañana. Para  el poder, ese que hoy se viste mundialmente con el nombre de neoliberalismo,  nosotros  no  contábamos,  no  producíamos,  no  comprábamos,  no  vendíamos.  Eramos un número inútil para las cuentas del gran capital…  Por  eso  nos  hicimos  soldados,  por  eso  seguimos  siendo  soldados.  Porque  no  queremos  más  muerte  y  engaño  para  los  nuestros,  porque  no  queremos  el  olvido.  La  montaña  nos  habló  de  tomar  las  armas  para  así  tener  voz.  Nos  habló  de  cubrirnos  la  cara  para  así  tener  rostro.  Nos  habló  de  olvidar  nuestro  nombre  para  así  ser  nombrados.  Nos  habló  de  guardar  nuestro  pasado  para  así  tener  mañana”.    Otro  momento  clave  en  la  construcción  ética  fue  cuando  se  pronunciaron  contra  la  toma  del  poder,  con  lo  cual  escandalizaron  también  a  la  vieja  izquierda.  Desde  ese  momento  resultó  claro  que  empezaban  a  construir  un  nuevo  camino  en  el  que  la  dignidad aparece como guía luminosa, como maestra para quienes siguen poniendo en  práctica una ética de la resistencia a pesar del violento hostigamiento cotidiano que los  paramilitares  ejercen  contra  las  comunidades  zapatistas,  reactivado  desde  que  Calderón pernocta en Los Pinos. 
Los  7  Principios  zapatistas  evidencian  también  una  nueva  ética  política:  representar,  no  suplantar;  servir,  no  servirse;  construir,  no  destruir,  convencer,  no  vencer, respeto a la diferencia y mandar obedeciendo.  Otro rasgo inédito es su accionar desde la no‐violencia, pues después del 12 de  enero del 94 no han vuelto a disparar un tiro, aunque conserven las armas. Este gesto  revela  la  conciencia  y  la  madurez  de  quien  sabe  que  “no  se  trata  de  hacer  saltar  el  mundo  en  mil  pedazos”  como  diría  J.P.Sartre,  sino  de  construir  espacios  habitables,  respirables.  Son  muchas  las  lecciones  que  ha  dado  este  ejército  que  alguien  llamó  “un  ejército  de  locos”  de  locos  luminosos  armados  de  esperanza,  que  ha  sabido  volver  a  unir,  en  la  práctica,  la  ética  con  la  política,  tan  dramáticamente  separadas  durante  siglos.  De esta manera han ido instaurando una nueva forma de hacer política, con un  lenguaje  distinto,  de  palabra  verdadera,  practicando  una  democracia  comunitaria  en  su forma más directa: la asamblea.   Hoy, en nuestra actualidad globalizada, palidece la función de la ética que en  otras épocas de la historia fue comparada con  el brillo de esa estrella que se deja ver  hasta en los días y noches de tormenta. Pareciera que el único lugar que le queda a la  ética es el exilio. Emigrar, ¿a dónde? hacia otro planeta, podríamos decir, si no fuera  por  esos  insospechados  rincones  atópicos  y  atípicos  de  resistentes  salpicados  por  el  globo,  donde  los  lazos  fraternos,  de  dignidad,  justicia,  libertad  y  belleza  permitan  relacionarse  de  otra  manera;  donde  se  labran  silenciosos  intersticios,  como  el  del  sureste mexicano, que tercamente insisten en ese oficio de tejedores de la esperanza  para abrirle un espacio a una nueva ética, moral y política que oxigene un poco a este  mundo dominado por la razón instrumental y en el que reina esa “cordura” de la que  habla León Felipe en un poema del cual extraeré unas líneas: Y recurro a un poeta por  la convicción que tengo de que si la ética ha de resisitir, debe caminar de la mano de la  Estética; por la convicción de que mientras haya artistas, sueños y belleza, este planeta  –globalizado o no‐ seguirá girando.       “Loqueros! Relojeros!”(refiriéndose a los tiempos de Franco, en España).   
“El sapo iscariote y ladrón en la silla del juez, repartiendo castigos y premios…  y  yo  tranquilo  aquí,  callado,  impasible,  cuerdo!  sin  que  se  me  quiebre  el  mecanismo del cerebro.  ¿Cuándo  enloquece  el  hombre?…  Cuándo,  si  no  es  ahora,  cuándo,  yo  pregunto, loqueros.  ¿Cuándo  es  cuándo  se  paran  los  ojos  y  se  quedan  abiertos,  inmensamente  abiertos, sin que puedan cerrarlos ni la llama ni el viento?  …  Si  no  es  ahora,  ahora  que  la  Justicia  tiene  menos,  infinitamente  menos  categoría  que  el  estiércol;  si  no  es  ahora,  ¿cuándo  se  pierde  el  juicio?  Respondedme, loqueros.  ¿Cuándo se quiebra y salta roto en mil pedazos el mecanismo del cerebro?   Ya  no  hay  locos,  amigos,  ya  no  hay  locos.    Se  murió  aquel  manchego,  aquel  estrafalario fantasma del desierto, y… ni en España hay locos! Todo el mundo  está cuerdo, terrible, monstruosamente cuerdo!”    Ante  la  realidad  global  del  neoliberalismo  como  nueva  guerra  de  conquista  de  territorio,  salpicada  de  terrorismos  y  fundamentalismos;  ante  la  realidad  nacional  nuestra, de naufragio de valores de la clase política y de una violencia institucional que  más  parece  una  guerra  no  declarada  contra  los  desposeídos  de  la  tierra,  con  el  exterminio  como  finalidad;  violencia  enmascarada  en  forma  de  leyes,  decretos  y  estado  de  derecho…  ante  este  panorama,  surge  el  imperativo  moral  de  repensar  los  criterios y prácticas de una acción liberadora. Coincidimos con Dussel en “que la ética  es el último recurso de una humanidad en peligro de extinción”… pero lejos de que se  pierda en el plano teórico, debe indicarnos el camino de una insurrección moral.  Para ello, insistimos y subrayamos el  papel de la ciudadanía en este país donde  la moralidad y la legalidad, en su “estado de derecho” están tan ausentes.  Queremos hacer notar que,  a diferencia de otros momentos históricos, existe  hoy, en México, una opción ética y política capaz de hacerle frente a la apatía moral  imperante,  para  vencer  esa  inercia  de  conformismo  político  alimentado  por  la  indiferencia  de  una  cultura  marcada  por  el  individualismo,  por  un  lado  y  la  violencia  estructural por el otro.  Esta  opción  comprometida  es  la  Otra  Campaña  (O.C.)  que  si  bien  surgió  a  iniciativa  del  EZLN,  no  se  reduce  a  él.  Como  es  sabido,  la  O.C.  se  abre  a  todos  los  grupos,  colectivos,  organizaciones  independientes  que  miren  hacia  “abajo  y  a  la  izquierda”, la invitación se extiende también a los individuos, a título personal. A todos  aquellos  que  tengan  una  palabra,  una  idea,  un  grito,  una  acción  dirigida  a  la 
transformación de este país “que no aguanta más”. La palabra clave, en la O.C., la más  revolucionaria de todas  es la palabra ORGANIZACIÓN.  Para participar y organizarnos, no tenemos que esperar ningún nuevo tratado  de  ética  ni  otro  imperativo  categórico…  El  canal,  la  vía,  la  red  existe  ya:  es  la  Otra  Campaña. Contagiémonos de esa locura luminosa de la que habla el poeta, Unámonos  a ese ejército de locos armados de esperanza que sacudieron al país del ilusorio sueño  de  la  Modernidad.  Formemos  parte  de  esa  red  de  tejedores  de  sueños…  seamos  incómodos a ese poder para el que somos, de antemano, delincuentes, transgresores  de la ley.   Hagamos  nuestra  esta  propuesta  ética,  moral  y  política  y  empecemos  a  demostrar que es posible vivir otro mañana.Para cerrar, concluyo con dos frases de J.P.  Sartre que he elegido por su pertinencia:    ‐“La Revolución no es el derrocamiento del Poder. Es el largo momento de su  desprendimiento”.  ‐ “La Revolución histórica depende de una conversión moral”.                    

Published under a Creative Commons License By attribution, non-commercial
AdjuntoTamaño
fernav-etica-politica.pdf124.42 KB